miércoles, 21 de noviembre de 2007

ESCUELA 3766, parte II









(...Segunda parte del mismo reportaje).


En cuanto a la estructura de los trabajos del Sat, hay que decir que la parte central de los talleres dura 10 días, con un módulo introductorio de cinco días y otro de cierre
de otros cinco. Asisten a ellos unas 60 personas y, de momento, aparte de Cataluña
y Andalucía, “los únicos sitios de España donde hasta ahora han encontrado apoyo oficial”,
han llegado a Argentina, Brasil, México y Chile. En ellos vierte su conocimiento
en las muchas disciplinas que ha tocado en su vida. ¿El resultado?

Claudio habla de profesores que, tras la experiencia, se sienten “transformados”, “nutridos”,
y que incluso repiten alguno de los módulos, “porque los talleres nunca son iguales”.
Pero ¿cómo puede ser esta transformación con sólo 10 días, 20 cómo mucho?
¿hay una receta mágica?, le preguntamos.

“No tengo una receta mágica.
Ni siquiera ingredientes tan novedosos. Pero son ingredientes
que dan mucho más de sí juntos que por separado. Como el salitre, el carbón

y el azufre. Combinados son la pólvora”, responde el maestro.
¿Y cómo invitaría a un educador a asistir a su taller?

“Muchos lo hacen por sumar puntos en su currículum, lo sé. Otros están quemados, desencantados, lo prueban sin ilusión. Entiendo su frustración.
A unos y a otros les trato de transmitir que la palabra educación no hace
referencia sólo a una educación racional. Que es normal
sentirse frustrados o incluso llegar a contraer enfermedades
psicosomáticas si sólo consiguen que sus alumnos repitan la lección, si sólo trabajan para eso.

Y les inculco que educar es servir. En muchos casos, ser conscientes de ese sentido
de servicio de su profesión ya les hace cambiar para siempre”.


CONTROVERTIDO Y AGITADOR

“Claro que he tenido buenos maestros. Maestros que me tocaron el corazón,
héroes dentro de un sistema inamovible”
, reconoce Claudio. “Pero no es lo normal hoy”, contraataca, “lamentablemente, la profesión de maestro lleva el camino de convertirse en una forma de prostitución, y la enseñanza pública no está logrando el objetivo marcado por la UNESCO, el de enseñar a ser”.

Precisamente porque ha sabido ver el tremendo peso de la educación, Claudio Naranjo se olvida de la indulgencia al hablar de los deberes del profesor:

“El maestro debe percatarse, lo primero, de su gran poder de influir en la sociedad del futuro.
Es, desde luego, mayor que el que tiene el médico o el ingeniero.
Por eso debe cuidar la formación humana y no sólo la técnica”.
¿Y respecto a los deberes del alumno?

“Debes, debes... El alumno está sometido a un bombardeo constante de deberes.
Tanto, que no los quiere atender. Esto desemboca muchas veces en trastornos de la atención...
Yo dejaría al alumno más libertad, fomentaría su inquietud”.


Una de las teorías más difundidas de Claudio Naranjo es la que habla del ser humano como ser tricerebrado, con un cerebro cognitivo, uno afectivo y uno instintivo;
el pensar, el sentir y el querer
o el correspondiente a las figuras del Padre, la Madre y el Hijo.
Dentro de su programa SAT-Educa apuesta también por una educación “tricerebrada”, orientada no sólo a la educación patriarcal, al desarrollo del intelecto,
sino también a la capacidad amorosa (nuestra parte materna) y al niño interior
con su libertad y espontaneidad. Pero el propio Claudio reconoce que las circunstacias
en que se enseña hoy no propician estas florituras.
Habla de “jaula institucional” para referirse al entorno en que desempeña
su labor el profesor.
“El profesor necesita alimento para su alma, para su mente, algo que le dé la felicidad, de forma que luego pueda transmitir esta felicidad a la generación venidera”.
Y reconoce: “Esto no se consigue usando las escuelas para enseñar a los estudiantes
a ser igualitos a cómo se había sido hasta ahora. No, tiene que haber evolución,
primero, de la mente individual, para que luego progrese la social”.

Quizás algunode los que hayan llegado hasta aquí leyendo y se dediquen
a educar se hayan quedado con las ganas de presenciar una conferencia de Claudio Naranjo.
O sientan que tiene parte de razón, pero que se queda en la teoría.
O no, o piensen más bien que rebatirían cada una de sus reflexiones con su experiencia.
Para ellos, existe esa posibilidad. Las citas, el miércoles 21 a las 12 en el
aula Magna de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Autónoma de Barcelona y el viernes 23 de 17:00 a 21:00 en el Paraninfo del edifi cio histórico de la Universidad de Barcelona (Gran Vía de les Corts Catalanas, 585)
dentro del simposio internacional ‘Cambiar la educación para cambiar el mundo
y el porqué de la Fundación Claudio Naranjo’.
En este último, le acompañarán el director del Congreso para la Educación
del Tercer Milenio Hugo Diamante, “que me enseñó que un político, a la hora de
ser elegido, debe tener un programa potente en materia de Educación”, reconoce
Claudio Naranjo, y el sociólogo y asesor de la OCDE Alaor Passos “con una gran
experiencia en educación de la población presidiaria”, entre otros.
Sin duda, una buena oportunidad para continuar
profundizando en la figura del inclasificable y controvertido Claudio Naranjo
y en sus ideas con la aportación de expertos en educación de España, Italia,
Brasil y Argentina. De preguntarle y de rebatirle, si se diera el caso.

(Para confi rmar la asistencia, se ruega comunicarlo en el teléfono de la Secretaría
de la Fundación, 628 993 506, y en la dirección sateduca@gmail.com)


"Ser para educar
Educar para ser"

2 comentarios:

Xavier Gordillo dijo...

El Teléfono de la FCN es antiguo, el nuevo es:628.993.506
Brazos
Xavi

francis dijo...

mil gracias; lo copié sin comprobar. en los detalles se nota el genio!!!