sábado, 25 de octubre de 2008

EDUCAR PARA SER: ¿UN PROYECTO UTÓPICO? -4



- PARTICIPACIÓN – RESPONSABILIDAD

Como los niños, padres y maestros se van a encontrar cada día para sostener algo en común,
que será la convivencia en un proyecto educativo, no les queda mas remedio que pactar continuamente cómo lo harán.

Cuando se puede participar en la toma de decisiones, se facilita el poder responder ante ellas. Entendemos la responsabilidad como el acto de responder ante algo que uno desea. Asumir compromisos que se revisan cuando es necesario.

Situaciones cotidianas como la entrada a clase, el plan de trabajo diario o semanal, la decoración del centro y del aula, las normas de convivencia y funcionamiento,… necesitan de una participación activa de todos.
Creemos importante buscar estrategias organizativas y metodológicas que nos permitan facilitar esa participación donde cada uno desde su rol –maestr@, padre/madre, alumn@- pueda escuchar al otro para juntos llegar a un acuerdo.
Una escuela participativa y democrática es una escuela que está en continuo diálogo, en continua búsqueda de acuerdo.

Cada decisión que se tome supondrá un aceptar compromisos. No creemos que nadie pueda crecer si no se hace responsable de todo lo que le es propio Desde esa conciencia de auto responsabilidad se contemplarán también los conflictos que surjan entre iguales o distintos.
Solo el reconocimiento de lo que es de cada uno, –deseos, necesidades, dificultades, errores…-. podrá hacer un cotidiano respetuoso, donde la confrontación, o la disparidad de enfoques será siempre una estupenda oportunidad para conocernos y llegar a un acuerdo.


.- RESPETO A LOS RITMOS NATURALES:

De tanto empujar los acontecimientos, de tanto perseguir objetivos y resultados, de tanto ir deprisa se nos ha olvidado que la vida tiene su ritmo propio que es preciso respetar.
En una escuela para la vida y para SER, se tiene que contemplar también el ritmo natural de lo que ocurre.

Los programas, los contenidos, los aprendizajes, las vivencias, etc. Todo tiene un proceso propio en sí mismo y diferente en cada uno.
Habrá que estar atentos para no querer funcionar a modo empresarial y obtener grandes resultados.: "¡Todos iguales y todos al mismo tiempo!"

Los aprendizajes de lecto-escritura, la resolución de conflictos, los procesos matemáticos, el descubrimiento del cuerpo propio, las emociones, los silencios, las edades de cada uno, las estaciones del año, los procesos de integración y situaciones de despedida, etc.

Todo esta lleno de un ritmo propio que será preciso observar con respeto.

Solo desde el “me siento escuchado” puedo evolucionar. En la aceleración me pierdo y paso a formar parte de la cuantificación de resultados, de éxitos o fracasos, de los porcentajes despersonalizados que representan cualquier cosa menos a las personas.

La historia personal de cada uno conforma unos características propias en las que
todo ocurre a un ritmo preciso y diferenciado de los demás; pero al mismo tiempo
todos juntos como partes del gran ritmo natural de la VIDA.

¿Cómo es el proceso de elaborar este proyecto?
El grupo ha compartido cuatro años de formación que nos ha permitido conocernos
y establecer unos lazos personales que nos hermanan.

Estamos en el proceso de intentar poner palabras a nuestro sueño, a traves de diferentes reuniones y sesiones. En estas siempre queremos tener en cuenta quienes somos y
cuales son nuestras diferencias, nuestros deseos, nuestras dificultades, etc.
Para practicar desde ya lo que soñamos, nuestras reuniones quieren ser practicas y efectivas … y tambien reuniones siempre atentas a descubrir que es lo que realmente nos preocupa en ese momento presente.

Comenzamos atendiendo a cómo llegamos, como estamos y qué traemos dentro. Asi damos presencia e importancia a nuestros asuntos personales.
Practicando esta forma de tenernos en cuenta entre nosotros estamos definiendo como entendemos las relaciones personales en el futuro colegio.

Este proceso es tan rico que tiene sentido más allá del objetivo final.

Comenzamos con un ratito de silencio para atender el momento presente y nos despedimos
con un nutritivo y restaurador abrazo grupal. Nos queda mucha tarea por delante, fundamentalmente concretar cómo llevar a cabo las finalidades propuestas. En ello estamos también abiertos a escuchar propuestas y experiencias reales de otras personas, de otros colectivos.
Y el punto clave: ¿Aceptará la administración educativa que un amplio equipo de maestr@s se instalen juntos en un mismo Centro?
¿Un proyecto así podrá realizarse en la escuela pública?
¿Se podrán superar las dificultades administrativas, sindicales, derechos adquiridos, Concursos, etc.?
Esperamos convencer a la Delegación Provincial de Sevilla de que todas las realidades actuales alguna vez fueron utopías.

1 comentario:

Neus. dijo...

Preciosa la UTOPIA!!!!
A por ella!!
Seguro que se puede conseguir que en Sevilla se haga realidad.
Ánimo desde Sils!!! Nuestro centro nació de una utopía!!!!
Un saludo,
Neus.